Jóvenes Artesanos: “Trabajar con las manos me hace sentir libre

 Jóvenes Artesanos: “Trabajar con las manos me hace sentir libre

Durante más de 10 años, Marco Antonio Sánchez se ha dedicado a crear alebrijes, unas esculturas de cartón tradicionales en México, que representan animales imaginarios. Sin embargo, durante este tiempo ha tenido dificultades para comercializar sus productos y lograr venderlos dentro y fuera de su país. Harto del menosprecio a su trabajo, Marco y su hermano Angel, también artesano, se encontraron con Jóvenes Artesanos, una agrupación de artistas online que busca promover el trabajo de los creadores que rescatan técnicas tradicionales y generan nuevas propuestas de artesanía.

A través de esta web, en la que participan más de 80 artesanos mexicanos, han logrado dar a conocer su obra y encontrado nuevos espacios públicos para promoverla.

La idea de Jóvenes Artesanos empezó hace un año, cuando Aida Mulato y Jesús Maciel se proponían emprender un negocio en línea vendiendo artesanía clásica mexicana. Después de un largo estudio, se encontraron con que eran los jóvenes e incipientes artesanos quienes necesitaban mayor difusión y que Internet y las redes sociales podían ser una alternativa para hacerlo.

Así que en abril de 2011 surgió esta iniciativa que busca agrupar a artesanos de todo el país, para que ofrezcan sus obras a un precio justo y darlas a conocer a nivel mundial. Todo esto a su vez, provoca una larga cadena de innovación y de mayor valoración para los artesanos mexicanos.

“Lo más complicado hasta este momento ha sido conseguir apoyo y espacios para dar a conocer nuestro proyecto en los diferentes municipios y medios de comunicación del Estado de México, ya que tanto Jesús como yo y un gran número de nuestros artesanos, somos mexiquenses”, explica Aída Mulato.

–¿Qué ganan los artesanos que son parte del proyecto?, preguntamos.

–Que más personas de diferentes partes del mundo conozcan su trabajo, que se le de el valor que realmente se merece y comercializar su artesanía a un precio justo, en donde no tienen que enfrentarse con el “¿Cuánto es lo menos?”.

— Y, ¿qué ganan ustedes?

–Hemos tenido la oportunidad de viajar y conocer a muchos artesanos, así como su forma de vida y las dificultades a las que gran parte de ellos se enfrentan para poder comercializar su trabajo y poder vivir de ello. A lo largo de este año hemos ido descubriendo lo importante que es la artesanía en nuestra cultura y lo importante que es seguir apoyando a nuestros artesanos, para de esta forma no dejar que se pierda.

Al reclutar a más artesanos, Aida se encontró con Julio Alejo y Laura Martínez, quienes trabajan desde hace siete años con semilla y decidieron unirse también al proyecto, el cual les ha ayudado a ganar “estatus”, “difusión” y a ampliar su red de contactos.

“Con Jóvenes Artesanos hemos podido mostrar la diversidad de talento de los jóvenes que nos dedicamos a la artesanía contemporánea. Jóvenes Artesanos es un ejemplo de cómo la artesanía es un concepto más amplio y no sólo palabras encasilladas como que el artesano es un ‘haragán’ y la artesanía sólo es ‘autóctona’”, comenta.

El proyecto ha logrado abrir puntos de venta en la ciudad de México, como la tienda de Jóvenes Artesanos en el hotel Sheraton, apoyados por la ONG World Vision y la Red Niu Matat Napawika. Según Mulato, esto es prueba de que este negocio es una alternativa rentable con oportunidades de crecimiento.

Verbofobia Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.