Detección del cáncer de piel

 Detección del cáncer de piel

En los Estados Unidos, el cáncer de piel es el tipo más común de cáncer, que es muy prevenible. Aquí tiene información del Instituto Nacional del Cáncer sobre los factores de riesgo comunes y los tipos de cáncer de piel.

Causas:

La enfermedad se forma en los tejidos de la piel y suele ser causada por el sol o los rayos ultravioleta (UV). Los rayos ultravioleta son un tipo de radiación invisible que proviene del sol y también de las camas y lámparas solares. Si la exposición es excesiva, los rayos pueden alterar las células de la piel.

Factores de riesgo:

Estar expuesto a luz solar natural o artificial por períodos prolongados.

Tener cutis blanco. Sin embargo, el cáncer puede afectar a personas con cualquier color de piel.

Antecedentes de quemaduras de sol.

Antecedentes personales o familiares de cáncer de piel.

Dónde ocurre:

El cáncer de piel puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en las partes de la piel más expuestas a la luz solar, como la cara, el cuello y las manos. Cuando examina la piel para detectar cáncer, el profesional de la salud busca lunares o manchas de nacimiento con color, tamaño, forma o textura anormal.

La regla del «ABCDE»

La regla del «ABCDE» es una buena manera de detectar el melanoma temprano. Busque estos cambios en los lunares, las manchas de nacimiento y otras partes de la piel:

Asimetría: la forma de una mitad no coincide con la de la otra mitad.

Bordes: los bordes son irregulares o tienen muescas o contornos difusos. El color se puede extender a la piel de alrededor.

Color: el color es desparejo. Puede haber tonos de negro, marrón oscuro y claro. También puede haber partes blancas, grises, rojas, rosadas o azules.

Diámetro: El tamaño cambia, por lo general aumenta. Los melanomas pueden ser muy pequeños, pero generalmente miden más de 6 milímetros de ancho (alrededor de 1/4 de pulgada).

Evolución: el lunar ha cambiado en las últimas semanas o meses.

Tipos comunes de cáncer de piel:

Los tres tipos más comunes ocurren en la capa superior de la piel: cáncer de células basales, cáncer de células escamosas y melanoma. La exposición al sol y a los rayos ultravioleta son la causa principal de estos tipos de cáncer.

El cáncer de células basales ocurre en las partes del cuerpo más expuestas al sol, como la cabeza y el cuello. Crece lentamente, rara vez se disemina y es el que tiene menos probabilidad de causar la muerte.

El cáncer de células escamosas ocurre en la capa externa de la piel, por lo general en la cara, las orejas, el cuello, los labios y la parte de atrás de las manos, es decir, las partes del cuerpo más expuestas al sol. Las células se pueden diseminar a otras partes del cuerpo, pero si se detectan a tiempo, se pueden extraer y no son mortales.

El melanoma es mucho menos común que el cáncer de células basales y el cáncer de células escamosas. Sin embargo, si no se trata, es el que tiene más probabilidad de reproducirse y diseminarse. Aunque es el cáncer de piel menos común, es el más mortal.

Fuente: Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos

Foto: Freepik

Verbofobia Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.