Agrovoltaica: Energía Solar, Desarrollo y Agricultura Sostenible

 Agrovoltaica: Energía Solar, Desarrollo y Agricultura Sostenible

Durante el último siglo, el aumento en el uso de la energía por parte del sector agrícola contribuyó significativamente a alimentar al mundo. No obstante, esta relación se ha vuelto dañina debido a que el sistema agroalimentario mundial aún depende de los combustibles fósiles, volátiles en sus precios y altamente contaminantes, lo que representa una gran amenaza a la seguridad alimentaria y al cambio climático.

Por el lado de los insumos, los vínculos entre la energía y los sistemas agroalimentarios se han fortalecido a medida que la agricultura se ha vuelto cada vez más intensiva en el uso de fertilizantes químicos, el riego y la maquinaria. En las actividades posteriores a la cosecha, como el almacenamiento, el procesamiento y la distribución de alimentos, el consumo de energía es aún mucho mayor.

Ante la creciente necesidad de velar por la seguridad alimentaria y climática global, los científicos Adolf Goetzberger y Armin Zastrow concibieron en 1981 a la “agrovoltaica”, un sistema agroalimentario que permite el doble propósito de cultivar y generar energía fotovoltaica en la misma superficie fértil.

En la actualidad, el desarrollo de la “agrovoltaica” avanza rápidamente a través de la implementación de tres métodos diferentes; uno que consiste en crecer cultivos entre paneles solares colocados en el suelo; otro donde se montan paneles solares sobre pilotes, para que los cultivos crezcan debajo de ellos; y otro que implica la adaptación de paneles solares en el techo de un invernadero.

Según las últimas investigaciones sobre el tema, los beneficios de un sistema agrovoltaico son numerosos, desde estabilizar y aumentar los rendimientos agrícolas, reducir o evitar malas cosechas en períodos cada vez más secos, el ahorro de agua y la reducción de la erosión eólica, hasta el aumento de la resistencia de los cultivos ante el granizo y las heladas.

En el aspecto socioeconómico, la “agrovoltaica” promueve la creación de valor en las regiones implementadas, e impulsa el desarrollo rural, ya que los proyectos pueden ser gestionados de manera descentralizada por agricultores, comunidades y PYMES, lo que ocasiona ingresos adicionales.

Para México, uno de los países con mayor irradiación solar del mundo y décima potencia exportadora de alimentos, la implementación de la tecnología “agrovoltaica” implica la oportunidad de lograr sus metas de Cambio Climático sin arriesgar la seguridad alimentaria nacional, y detonar, al mismo tiempo, el desarrollo de las comunidades más pobres del país.

Para ayudar en esta tarea, Solar Power México, la feria líder para la industria fotovoltaica en México y Latinoamérica, a celebrarse del 9 al 11 de noviembre de 2021 en el Centro Citibanamex de la CDMX, ofrecerá los conocimientos y las tecnologías fotovoltaicas de última generación que nos permitirán alcanzar un futuro más sostenible.

Artículo publicado en PV Magazine.

Verbofobia Redacción

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.